BENEFICIOS DEL MAGNESIO EN LA OSTEOPOROSIS

Magnesio y la osteoporosis

El uso del calcio con vitamina D para mejorar la absorción del calcio sin la cantidad equilibrante de magnesio da inicio a una serie de eventos que llevan a la pérdida osea.

La osteoporosis no es una consecuencia ni normal ni inevitable de la edad, nuestros huesos fueron diseñados para durar toda una vida. La sabiduría popular sin embargo, señala que la osteoporosis en las mujeres se debe a la disminución  de los niveles de estrógeno con la edad.
Los médicos por lo tanto se confían en el estrógeno, el calcio y los fármacos que estimulan la formación la formación de huesos para tratar la osteoporosis.

En un estudio, mujeres postmenopáusicas con osteoporosis pudieron detener la progresión de la enfermedad con 250 – 750 mg. de magnesio diariamente durante dos años. Sin agregar otras medidas, 8% de estas mujeres experimentaron un incremento neto en su densidad osea.

Un grupo de mujeres menopáusicas a quienes se les suministró suplemento de hidróxido de magnesio durante dos años tuvieron menos fracturas y un aumento significativo en la densidad  de sus huesos.
El Magnesio  en unión con hormonas de reemplazo mejoran la densidad osea en varios grupos de mujeres comparadas a los controles. En realidad si usted está tomando estrógeno y tiene una baja ingesta de magnesio, el suplemento de calcio puede aumentar su riesgo de trombosis (coágulo sanguíneo que puede llevar  a un infarto cardiaco).

Es desafortunado que el tratamiento para la osteoporosis haya sido simplificado  en un simple grito de batalla “Consuma calcio”. El calcio domina toda discusión sobre osteoporosis, es usado para fortalecer docenas de alimentos (incluyendo el jugo de naranja y cereales) y es uno de los suplementos que más se vende, pero no puede hacerlo todo por sí solo. El calcio y el magnesio actúan tan cerca uno del otro que la falta de uno inmediatamente disminuye la efectividad del otro.

La osteoporosis es generalmente una enfermedad progresiva y algunos dicen que es incurable, pero si usted evita los factores de riesgo, toma una buena gama de nutrientes reconstituyentes del hueso y hace ejercicios, puede detener la condición  aún si tuviera los síntomas. La prevención es la mejor defensa, cuyos elementos claves son:
Coma una dieta balanceada, rica en nutrientes.
Tome suplementos de calcio, magnesio y los varios actores que fortalecen a los huesos.
Practique un programa de ejercicios vigorosos a través de su vida.

Comparte en Redes Sociales