DEFICIENCIA DE MAGNESIO Y CALCULOS RENALES

Magnesio y calculos renales

Las aguas gaseosas que contienen ácido fosfórico, estimulan los cálculos renales en algunas personas extrayendo el calcio de los huesos y depositándolo en los riñones.

Los cálculo renales ocurren cuando los desechos microscópicos eliminados en la orina se concentran demasiado como para poder pasar libremente de los riñones a la vejiga.

Los cálculos renales son muy comunes en la población en general y los factores de riesgo para desarrollar  cálculos renales incluyen una historia de hipertensión y una baja  ingesta dietética de magnesio. Uno por ciento de autopsias revelan cálculos en el tracto urinario, pero la mayoría lo suficientemente pequeñas como para pasar desapercibidas.

Una de las muchas funciones del magnesio es mantener el calcio en solución para prevenir que se solidifique  en cristales; aún en momentos de deshidratación, si hay suficiente magnesio, el calcio permanecerá en solución.
El magnesio es el tratamiento principal para los cálculos renales. Si usted no tiene suficiente magnesio para ayudar a disolver el calcio , terminará con varias formas de calcificación, esto se traduce en cálculos, espasmos musculares, fibrositis, fibromialgia y ateroesclerosis (calcificación de las arterias).

Comparte en Redes Sociales